sábado, 21 de junio de 2014


Primero fueron los dientes, unos grandes incisivos, y los rasgos faciales. Estas fueron las primeras señas neandertales que aparecieron en los hombres primitivos.
Aquellos ancestros probablemente usaban su dentadura como una tercera mano, para aferrar, por ejemplo, el extremo de un objeto que luego podían cortar con una herramienta de piedra. Así lo sugiere el último gran estudio sobre fósiles de la Sima de los Huesos, en Atapuerca, el yacimiento español que tiene la mayor concentración de restos de homínidos del mundo.
"Este increíble hallazgo de cráneos no tiene precedentes", dijo el paleontólogo Juan Luis Arsuaga (foto de arriba), autor principal de la investigación que publica la revista Science. 
Algunos de los 17 cráneos de la colección ya habían sido estudiados, pero siete de ellos se describen por primera vez en el nuevo trabajo que firman además investigadores españoles, estadounidenses, australianos y franceses. 
Tras analizar las muestras recogidas en treinta años de excavaciones, los científicos observaron que estos homínidos primitivos, que vivieron en Atapuerca hace 430.000 años, tenían rasgos faciales y dentales neandertales.

EN PLENA EVOLUCIÓN.
Los investigadores encontraron en los cráneos estas características junto a otras asociadas con homínidos más primitivos.
"Los rasgos de la cara y los dientes son típicos neandertales, mientras que la forma de su cráneo sigue siendo arcaica", explicó Ignacio Martínez, profesor de la Universidad de Alcalá y científico de Atapuerca.

"Todo apunta a que la primera evolución hacia el linaje neandertal está relacionada con la masticación, y son modificaciones que tenían que ver con el uso intensivo de los incisivos, como si utilizaran los dientes como tercera mano para ayudarse en múltiples tareas", sugiere Martínez.
Eso indica, dicen los expertos, que la evolución de los neandertales fue más bien un proceso escalonado. "Está claro que la serie completa de rasgos neandertales no evolucionó al mismo ritmo", explicó Arsuaga.
Los neandertales, según su investigación, desarrollaron sus características distintivas por separado y en diferentes momentos. Y el primer paso de la evolución de ese linaje, señalan los científicos, fue "la modificación facial".
Según Arsuaga, las personas cuyos restos fueron encontrados en la Sima de los Huesos, aunque forman parte del linaje neandertal, no necesariamente son ancestros directos de aquellos homínidos que vivieron en Europa hace unos 200.000 años y desaparecieron hace unos 30.000 años, sino algo así como sus tíos evolutivos.

JUEGO DE TRONOS EN EL PLEISTOCENO
Los nuevos hallazgos presentan un panorama complejo de los grupos humanos que vivieron en Europa hace decenas de miles de años.
"Un escenario del tipo a (la serie) 'Juego de Tronos' que probablemente describe la evolución en Eurasia y África en el Pleistoceno", señaló Arsuaga para explicar cómo serían las distintas regiones habitadas por grupos diferentes que llevaban mucho tiempo evolucionando por separado.
"De acuerdo a este escenario, la evolución no fue pacífica, un proceso de lentos cambios a través de un territorio inmenso: el continente europeo y Asia central y occidental", dijo Arsuaga, que también codirige el yacimiento de Atapuerca".
"No hubo un solo tipo de homínido viviendo en ese territorio y evolucionando tranquilamente en todos lados hacia los neandertales del Pleistoceno tardío", añadió el paleontólogo.
El equipo de Arsuaga descarta que los hombres de la Sima de los Huesos sean de la especie Homo heidelbergensis, como se había supuesto con anterioridad, pero no define a qué especie pertenecen estos primitivos pobladores europeos.
Este es el yacimiento en que han encontrado más restos fósiles de una misma especie de homínidos y forma parte del complejo de Atapuerca, en la provincia española de Burgos, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1703400-neandertales-primero-los-dientes-luego-el-cerebro


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Discurso sobre las Penas de Manuel de Lardizabal y Uribe